septiembre 23, 2010

solo cuando el ultimo arbol haya muerto y el ultimo rio haya sido envenenado y el ultimo pez haya sido atrapado, nos daremos cuenta de que no podemos comernos el dinero